El Ego y la búsqueda de tu Propósito de Vida

¿Qué es el Ego? ¿El Ego es bueno o es malo?

¿Cómo influye en la búsqueda de tu Propósito de Vida?

Mucho se ha escrito del Ego y creo que casi todas las personas hemos tenido o tenemos una relación difícil con esta palabra.

Pero realmente ¿Qué es el Ego? ¿Es verdad que el Ego es malo? ¿De qué se encarga?

¿Qué es el ego?

En este artículo te quiero dar mi mirada acerca de lo que es para mí el Ego y mostrarte de qué manera nos acercamos a la búsqueda de tu Propósito mediante la metodología del True Purpose® Institute.

A menudo solemos pensar que el Ego es nuestra sombra, la parte más oscura de la persona. Decimos “tal persona tiene un Ego muy grande” o “a tal persona se le subió el Ego”.

Pero hay más. Así como el Ego tiene una parte de sombra también tiene su luz. Y a su vez es una de las partes más importantes a afrontar antes de iniciar la búsqueda de tu Propósito de Vida.

Luces y sombras del Ego

El ego en conjunto no es bueno ni malo, decimos que tiene sus luces y sus sombras.

  • El Ego en su Sombra nos lleva al miedo, al Egocentrismo o a ser personas reactivas, pedantes o sentirnos superiores a los demás.
  • El Ego en su Luz nos hace levantarnos de la cama cada día, nos protege, nos cuida. Es aquella parte de nuestra psiquis que nos frena los pies ante un peligro.

Por lo tanto, el Ego es la suma de pensamientos, sentimientos, recuerdos y sensaciones corporales conscientes de cada persona. En latín se traduce como «Yo». Y como tal podemos decir que es la suma de todas las personalidades que hay en nosotras, aquellos personajes que hemos ido acomodando en nuestro interior y que nos sirven o nos han servido para “sobrevivir” en determinadas situaciones.

El Ego se divide en aquellos roles que hemos asumido en nuestra vida porque en algún momento nos han servido, nos han ayudado. Pueden ser heredados de nuestra familia, aprendidos de compañeras y compañeros, de nuestros jefes y jefas entre otras personas.

El rol del Ego en la psique es cumplir con necesidades básicas tales como: supervivencia, salud, riqueza, seguridad, establecer relaciones, estima y auto realización, además de mantener la percepción de individualidad.

A mí me gusta dirigirme al Ego como aquella voz interna de nuestra psique. Y no, no estás loco o loca si escuchas una voz. Ese es tu Ego. Esa voz que te critica cuando comes algo dulce, o no te peinas, o te vistes muy llamativa.

Es esa voz o conjunto de voces internas que te critican y que critican a los demás. Que desconfían, que dudan, que te protegen, que te disuaden de tomar caminos difíciles o arriesgados.

¿El Ego es el Yo?

¿El Ego es el yo?

Pero llegados a este punto, vamos a darle otra vuelta de tuerca. Si el Ego es aquella parte de ti que se adapta a las circunstancias y que crea o copia personajes para tu supervivencia, ¿estamos hablando del YO?

¿Quizás sería más correcto decir que el Ego tiene más que ver con los otros? Con tu cultura, con tu país de nacimiento, con tu pueblo o tu ciudad, o con tu lugar de residencia.

¿Quizás el Ego tiene que ver más con tu familia, con tu padre, con tu madre, con tu jefe y con tu jefa?

Así, podemos rechazar personajes o Egos de nuestro entorno y desarrollar el opuesto en nosotras como acción defensiva o por el contrario copiar literalmente esa manera de actuar de la otra persona porque sentimos que nos puede ayudar en nuestro devenir de la vida.

Y en este punto quiero dejar claro que no es algo racional, no es algo que pensemos de una manera consciente y que la adaptemos a nosotras. Lo que ocurre genera un impacto en nuestro inconsciente. Y cualquier suceso o acto que nuestro Ego cataloga como peligroso lo rechaza e intenta generar un patrón de supervivencia.

¿Qué tiene que ver el Ego con tu Propósito de Vida?

Pues tiene que ver, y mucho.

Tu Ego tiene como principal objetivo tu supervivencia. Y como te podrás imaginar, dentro de la supervivencia no entran palabras como Bienestar, Felicidad, Alegría, Desafíos, Retos o Incertidumbre

  • Tu ego no busca tú Bienestar
  • Tu ego no busca tú Felicidad
  • Tu ego no busca tú Alegría
  • A tu ego no le gustan los Desafíos
  • A tu ego no le gustan los Retos
  • A tu ego no le gusta la Incertidumbre

Tu Ego te va a llevar por el camino más fácil. Por el camino más seguro y de menos inconvenientes.

En ese sentido, uno de los ejercicios más importantes que realizamos en el proceso de descubrir tu Propósito es el de sintonizar con nuestro Ego. Abrir un canal de comunicación directo con nuestro Ego para que acepte el camino que vas a emprender para descubrir tu Propósito de Vida.

Necesitamos de una aceptación de tu Ego para poder acceder a toda la información que tienes disponible sobre tu Propósito de Vida.

El Propósito está en el seno de tu ser, en los cimientos de quién eres. Tu Propósito es la respuesta a la pregunta “¿por qué estoy aquí?”.

Y aunque en un inicio tiene que ver con el ser, hay una parte que tiene que ver con el hacer.

Por este motivo es difícil de comprender y describir, porque nuestros Egos perciben nuestra vida y el mundo a través del hacer, por lo que percibir la totalidad de tu Propósito de una sola vez puede resultar imposible. De hecho, formular la pregunta ¿cuál es mi Propósito? generalmente arroja resultados vagos y confusos.

Después de años de búsqueda de mi Propósito sostengo que:

«Cada persona tiene un Propósito único y éste no cambia en el transcurso de nuestras vidas«

Sin embargo, sí cambia nuestra comprensión acerca de él, en la medida que envejecemos y nos cuestionamos. Por lo tanto, nuestra percepción del Propósito muy seguramente se transformará.

Es más viable encontrar el Propósito por medio de una conversación entre la parte que quiere conocer el Propósito y la parte que ya lo conoce. La parte que busca el Propósito es la mente consciente o el “Ego”.

En la metodología que utilizo para acompañar a las personas a que descubran su Propósito de Vida dividimos el Propósito en varios elementos ¿Por qué?

Una de las maneras en que el Ego le da sentido al mundo es dividiéndolo en categorías para luego emitir juicios y evaluaciones sobre ellas. Debido a que la búsqueda de Propósito es una búsqueda del Ego, lo podemos apoyar en este proceso desglosando el Propósito en diferentes elementos o aspectos. Formular preguntas acerca de cada faceta por separado, facilitará el proceso y será más fácil para que tu Ego lo entienda.


Un mundo dual

El mundo es dual, para que haya noche existe el día, para que haya vida existe la muerte, tenemos color blanco y color negro.

La sombra del ego

La contraparte del Ego es la Esencia.

Y si el Ego podemos decir que es algo “adquirido” la Esencia forma parte de nosotras desde que nacimos. Es como aquella semilla que todas las personas traemos en nuestro interior y que tiene unas potencialidades concretas y específicas para cada una de nosotras.

La Esencia es otra parte fundamental en la búsqueda de tu Propósito como te explicaré en el siguiente artículo.


Para que puedas integrar toda esta información que has leído, te quiero regalar 3 preguntas para tu reflexión:

Si dividiera a mi Ego en varios personajes o voces, ¿Qué nombres le pondría?

¿En qué medida creo que mi Ego dirige mi vida? ¿En qué me ha frenado o me está frenando?

¿Qué me gustaría agradecerle a mi Ego? ¿En qué me ha ayudado?

¡Muchas gracias por estar ahí! Te leo en comentarios.

Deja un comentario

Haz click aquí si quieres leer más información sobre Protección de Datos Responsable: Carles López Urgell
Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@viveenproposito.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En https://viveenproposito.com/politica-de-privacidad/, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.